Al menos un policía y seis delincuentes muertos por la intervención de las Fuerzas Armadas en la principal batalla de Paraguay

La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Paraguay plantearon la operación ‘Veneratio’, cuyo principal objetivo era recuperar el control de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, tomada por el depuesto grupo criminal clan Rotela, liderado por Armando Javier Rotela.

Un total de 1.100 policías y otros 1.218 miembros de las Fuerzas Armadas participaron en este operativo en el que fracasaron menos de diez personas y más de 50 más han tenido resultados heredadosSegún la información entregada a las autoridades sanitarias de Paraguay, leyó el diario local ‘ABC Color’.

Entre todos los fallidos uno es agente de seguridad, mientras que los otros nuevos fueron sacados de Tacumbú. Por otra parte, alrededor una docena de los heridos son presis, mientras que más de 30 son agentes, dos de los que temieron ser reanimados y fueron trasladados de emergencia al hospital.

Si bien las fuerzas de seguridad lograron asegurar el control de los diferentes sectores de la prisión, se trasladaron a cientos capturados, incluidos algunos de los principales hombres de confianza de Rotelatener otros centros penitenciarios del país a bordo de los autobuses.

Fiscalía destacó que el número total de presos trasladados a otros centros de seguridad del país podría ascender a 700 interno. Rotela, por su parte, terminó de entregarlo luego de que los agentes y militares lograron encontrarlo en el penal de Tacumbú tras casi cuatro horas de trabajo.

Según fuentes políticas, las fuerzas de seguridad se encontraron con Rotela amarrado en un salón religioso de la celda de Tacumbú, armado con armas tres fusilis y tratando de regresar como si fuera una mujer avergonzada. Por otro lado, el «número dos» del clan, Milcíades Giménez Prieto, también ha sido trasladado a otro centro.

Una operación «histórica y sin precedentes»

Horas después del inicio del operativo, el presidente de Paraguay, Santiago Peña, ofreció una conferencia de prensa acompañado de los ministros de Defensa Nacional, Interior y Justicia, mientras instalaban el dispositivo en el Prisión de Tacumbú como campaña «histórica y sin precedentes».

«Hoy el Gobierno dijo: ‘Basta de privilegios, basta de complicidades y descontrol’, pero sobre todo ‘suficiente’ para un modelo que convirtió las prisiones en verdaderas escuelas del crimen y el crimen», declaró el presidente Peña, quien recordó que Tacumbú se había convertido en el centro de operaciones de los grupos criminales.

«Durante décadas, y todos lo saben, el penal de Tacumbú se ha convertido en un centro desde donde operaban grupos criminales que planificaban atentados y distribuían estupefacientes que aparecían en Más de 90.000 jóvenes solistas en Asunción y el departamento Central.ya muchos más en todo el país”, detalló.

Así, la operación ‘Veneratio’ permitió descubrir un esquema organizado que permitía a grupos criminales seguir delinquiendo incluso desde el interior del penal, lo que Peña catalogó como un problema de gran magnitud que afecta prácticamente a todo el sistema penitenciario paraguayo.

«Este gobierno ha decidido seguir adelante un modelo de trabajo para la reintegración y sólo esto es posible descomprimir nuestras penitenciarías y limpiarlas de los elementos que las han pudren», mató un presidente Peña que advirtió que esto no sería «fácil ni corto».

«Objetivo de Logrado»

El Ministerio del Interior de Paraguay celebró en sus redes sociales oficiales que las fuerzas de seguridad lograron el principal objetivo de la misión, que era la de «devolver la orden» en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

Por su parte, el Ministerio de Justicia Recordó en un comunicado que la operación ‘Veneratio’ tiene como objetivo erradicar «la erradicación de los privilegios y poderes de las bandas criminales en la operación de justicia penal».

Asimismo, las autoridades se preocupan por mejorar la distribución interna en los centros penitenciarios del país y registrar la presencia «institucional y eficaz» del Estado en «un territorio parcialmente tomado por el crimen durante los últimos años».

Precisamente, el responsable del diario Justicia, Ángel Barchini, envió un mensaje a las familias tanto de los secuestrados como de los que se han trasladado, así como a quienes se encuentran en la cárcel de Tacumbú, velando que en todo caso se respeten los Derechos Humanos.

Por otra parte, el director de Comunicación Social de las Fuerzas Armadas, coronel Víctor Urdapilleta, aseguró que el operativo ‘Veneratio’ fue un éxito e informó que las autoridades harán una “limpieza” y revisión de los internos que quedarán en el centro penitenciario.