Guatemala continúa con la revisión electoral de los resultados electorales

Los guatemaltecos votaron el domingo 25 de junio en unas polémicas elecciones generales —con tres candidatos descartados arbitrariamente por las autoridades y con un tribunal electoral muy cuestionado—. Se escondieron con grandes esperanzas de que mejoraría la violencia, la pobreza y la corrupción que azotan en el país.

La Unión Europea aseguró que sus elecciones estuvieron sujetas a «severas» restricciones a la libertad de expresión y de prensa, mientras que la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció los «violentos incidentes» que se han producido como la dominación y la reflexión sobre la abstención, en comunicado de prensa en el que ambién llama a mejorar la fiabilidad de las encuestas.

Dos socialdemócratas se destacaron de los 22 candidatos que presentaron su candidatura a la presidencia: Sandra Torres (15,78 % de los votos) y Bernardo Arévalo (11,8 %), quienes volverán a meditar en una segunda vuelta el 20 de agosto. Esta es la última sorpresa por no ser un personaje conocido y porque no doy la señal como favorito. La mayor cantidad de votos, más del 20%, fueron blancos o nulos. Hubo un 40% de abstención.

El sábado siguiente, la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, el máximo tribunal del país, ordenó al Tribunal Supremo Electoral, de manera provisional, que no oficializara los resultados de los comicios. Su decisión corresponde a un recurso de amparo interpuesto por nuevos partidos de la política tradicional guatemalteca, que presentaron la demanda contra el TSE “por considerar que existe riesgo y enmienda inminente” de los imputados ante los consejos electorales departamentales conocer “Los vicios contenidos en los actos «de escrutinio a nivel nacional. Académicos, religiosos y diversos sectores de Guatemala, incluida la comunidad internacional acreditada en el país, instaron este lunes a que se respete la voluntad del cargo expresada con el voto en las elecciones.

Los guatemaltecos quedaron en suspenso luego de que se les ordenara mantener el condado de votos hasta que surgieron denuncias de irregulares supuestas denunciadas por las fuerzas de derecha, un medio crítico con las entidades locales y extranjeras y que contemplaba cancelar las historietas del 25 de junio.

Los Miembros del Ejército guatemalteco resguardan los alrededores del Centro de Operaciones del Proceso Electoral, donde se llevará a cabo la segunda audiencia de revisión de papeleta

prórroga EFE

Con el embargo, el TSE anunció que inició la revisión de los resultados de las elecciones, a fin de obtener un concurso judicial para resolver las denuncias de la ley sobre irregularidades.

La revisión de las boletas se lleva a cabo en el centro de operaciones del proceso electoral en la capital, que está férreamente custodiado por policías y militares, incluido un grupo antidisturbios.

Este miércoles, Guatemala continúa con la revisión de los resultados. La agrupación política Vamos, del presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, exigió un manual reciente en la revisión de los resultados. Los consejos departamentales electorales, conformados por voluntarios de la sociedad civil, se han opuesto a la demanda al recordarle a los fiscales de Vamos que abrir las cajas para contar los votos no está especificado en la ley Guatemalaca.

Manifestantes protestando para exigir respeto al voto en la primera hora de las elecciones presidenciales

Reuters

«Estamos observando como desde el inicio de las audiencias de revisión de escrutinio, el partido oficial impezó prácticamente amedrentar ya amenazar a los miembros de las juntas electorales para que haya un conteo de votos abriendo las cajas en su totalidad», indicó Juan Guerrero, fiscal de la agrupación Semilla.

A través de sus canales de comunicación, el diputado Román Castellanos, del grupo socialdemócrata Semilla, advirtió sobre los resultados del actual proceso y de la provincia que pide Vamos. A su juicio, el partido oficial «pretende abrir las urnas para sabotear el proceso electoral y eliminar la victoria electoral de la Semilla de la segunda».