Incendio en Valencia, España, deja a los residentes sin hogar después de huir presas del pánico

Vladimir Likhvan huyó de la invasión rusa de Ucrania con la esperanza de encontrar seguridad en Europa, solo para observar impotente cómo su nuevo hogar fue destruido en un incendio que arrasó un rascacielos en Valencia, España, el jueves, matando al menos a 10 personas.

Likhvan, de 37 años, su hermana Victoria Tudovshi, de 42, y su hija de 13 años vivían en una vivienda alquilada en el décimo piso del más alto de los dos edificios destruidos en el incendio del jueves. Habían llegado recientemente a España después de vivir un año con familiares en Lituania.

Al igual que las otras dos docenas de familias ucranianas que vivían en el edificio en el momento del incendio, los hermanos habían comenzado a construir una nueva vida en España, lejos de los peligros y la destrucción de la guerra. Pero el sábado, ellos y muchos de sus vecinos se quedaron sin posesiones mundanas excepto la ropa que llevaban puesta; no tenían hogar y compraban cepillos de dientes y otras necesidades básicas.

Justo al final de la calle, las autoridades locales guardaron un momento de silencio por las víctimas frente al Ayuntamiento de Valencia.

«Necesitamos ayuda, con documentos, ropa y dinero para comprar nuevas herramientas de trabajo», dijo Likhvan.

Las primeras sospechas sobre la causa del incendio recaen sobre los materiales de construcción, mientras los investigadores intentan determinar si el revestimiento exterior pudo haber contribuido a alimentar el incendio.

Por ahora, a los supervivientes del incendio se les ofrece alojamiento gratuito en un hotel en el centro de la ciudad. Un bloque de 131 apartamentos, adquirido recientemente por el ayuntamiento, se pondrá a disposición de los residentes que perdieron sus viviendas en el incendio, según un comunicado del ayuntamiento.

Pero fuera de una antigua fábrica de tabaco que el municipio utilizó el sábado por la mañana para ofrecer apoyo práctico y psicológico a los supervivientes, no estaba claro si el nuevo alojamiento se ofrecería de forma gratuita o no.

Vicente Barberán, de 55 años, trabajador de un restaurante, todavía está pagando la hipoteca de la casa que acaba de incendiarse. «Otra hipoteca me arruinaría», dijo.

Raimundo González, de 38 años, y Virginia Pérez, de 35, compraron su departamento en 2014.

“Aún nos quedan 30 años de hipoteca” que pagar, dijo González, que trabaja en el puerto de Valencia.

El sábado por la mañana, José Soriano, presidente del colegio de abogados local, que está organizando un esfuerzo para brindar asesoramiento legal gratuito a las víctimas, dijo que los sobrevivientes «enfrentan muchos problemas financieros y administrativos, desde solicitar nuevos pasaportes hasta averiguar qué sucede con sus hipotecas». ”. Agregó que la Policía Nacional ofrece agilizar la reposición de documentos de identidad extraviados.

Aún se desconocen las causas del incendio y los motivos de su rápida propagación.

Luis Sendra, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana, citó imágenes en los medios españoles de una tienda de campaña incendiándose en un balcón del séptimo piso antes de que el edificio quedara envuelto en llamas.

«Las llamas de la tienda fueron arrastradas por el viento contra las láminas de aluminio en el exterior del edificio», dijo Sendra. “Si la temperatura hubiera subido a 400°C, el aluminio podría haberse agrietado, y si el aislamiento dentro de las láminas hubiera sido inflamable, se habría incendiado”.

Sendra explicó que la legislación española permitía el uso de materiales inflamables como el polietileno para el aislamiento del interior del papel de aluminio, hasta que en 2019 se introdujeron cambios tras el incendio de 2017 en las Torres Grenfell de Londres. Ahora el aislamiento debe ser resistente al fuego en todos los proyectos de construcción nuevos.

El señor González y la señora Pérez, la pareja que compró su apartamento en 2014, acababan de regresar a casa del trabajo cuando se produjo el incendio. Afortunadamente, su hija de dos años estaba pasando la tarde con los padres de la señora Pérez. La pareja fue alertada del peligro cuando oyeron coches pitando frenéticamente en la carretera. Entonces las luces se apagaron.

Lo único que la señora Pérez, que trabaja en el hospital cercano, tuvo tiempo de conseguir fue el cochecito de su bebé.

“Lamento no haberme llevado sus juguetes”, dijo, rompiendo a llorar.

Mientras el fuego ardía, logró bajar las escaleras para ponerse a salvo. En el camino, el Sr. González se unió a otros residentes para ayudar a un vecino discapacitado a ponerse a salvo.

La misma desgarradora historia de una fuga por los pelos se contó una y otra vez.

Barderan, de 55 años, que vivía solo, todavía está vivo porque salió a correr 10 minutos antes de que estallara el incendio, dijo. El sábado, usó ropa nueva, pero aún usaba sus zapatos para correr.

La Sra. Tudovshi trabajaba desde casa como psicóloga en línea; El Sr. Likhvan como estratega de marketing online. La hija de Tudovshi estaba matriculada en una escuela local y estaba entusiasmada con la oportunidad de aprender un nuevo idioma y vivir cerca del mar en «el país de sus sueños», según Likhvan.

Likhvan dijo que poco antes de las 5:30 p. m. del jueves, acababa de salir del edificio para llevar a su sobrina a su clase de idioma cuando recibió una llamada telefónica de su hermana, que se estaba quedando en casa.

“Dijo que olía a humo”, dijo Likhvan, hablando en nombre de Tudovshi, cuyo español es rudimentario. En cuestión de segundos, la señora Tudovshi se dio cuenta de dónde venía el olor. Giró la pantalla del teléfono para mostrarle a su hermano la imagen del humo negro entrando en su apartamento.

Él le dijo que corriera.

La Sra. Tudovshi logró salir viva del edificio por poco. Al no poder subir las escaleras, envuelta en humo, no le quedó más remedio que coger el ascensor con sus dos perros y otros tres vecinos, salvando también a sus mascotas. El ascensor dejó de funcionar en el primer piso. Por suerte las puertas se abrieron.

Ernesto Navarro, de 55 años, trabajador postal, regresaba del trabajo cuando vio el humo desde lejos. Unos minutos más tarde, al darse cuenta de que su casa estaba en llamas, llamó a su esposa, Inajet Rida, y le dijo que se fuera.

“Salí del apartamento en pantuflas”, dijo Rida, quien el sábado por la mañana vestía un chándal y un gorro con pompón que había recogido de cajas de caridad que sus seguidores habían llevado al hotel donde ahora se alojan muchos de los supervivientes. .

No todos tuvieron tanta suerte.

“Tenemos amigos que no salieron”, dijo solemnemente González, refiriéndose a una pareja, su recién nacido y su hijo de dos años, que se encuentran entre los muertos.

“Acababan de regresar de dar a luz”, dijo González.