Kfar Aza, el kibutz donde Hamas asesin a 40 bebs

Actualizado

«Ves a los bebs, a las madres, a los padres, en sus dormitorios, en salas donde trataron de ponerse a resguardo y cmo los terroristas los mataron. No es una guerra, no es un campo de batalla. Es una masacre», asegura un oficial israel

Soldados israeles vigilan el kibbutz Kfar Aza tras el ataque de Hamas.THOMAS COEXAFP
  • Directo Guerra de Israel y Hamas en Gaza, ltima hora
  • Guerra en Israel Netanyahu, rehn de su hermano ‘Yoni’

A medida que pasan los das y los cadveres van siendo encontrados e identificados pese a los combates que aun tienen lugar en el sur de Israel, se multiplican los testimonios de los supervivientes del «Sbado negro» yihadista. La fecha que entr con sangre, balas y cuchillos en el calendario a recordar y llorar en las 21 agrupaciones agrcolas limtrofes con la Franja de Gaza.

Precisamente en el mayor atentado terrorista en la historia de Israel se produjo en el feudo de la izquierda a favor de un compromiso de paz con los palestinos en general y la convivencia con los vecinos gazates en particular.

Aunque ms all de las posibles consecuencias polticas, especialmente en las nuevas generaciones, lo que ahora domina es la conmocin por el horror. Por ejemplo, en el Kibutz Kfar Aza. Armados con kalashnikovs, machetes, granadas y la cinta verde de fidelidad a su grupo y la yihad (guerra santa), 70 integrantes del brazo armado de Hamas llegados de una franja situada a solo dos kilmetros, irrumpieron en esta pastoral agrupacin y la obligaron a sufrir su momento ms estremecedores desde su creacin en 1951. Uno de los primeros en caer en combate con los atacantes fue uno de los el propio responsable del enclave que intervino en el choque armado como primera e improvisada lnea de contencin Muchos otros fueron acribillados en sus casas. Algunos en sus camas. Otros en sus cunas.

«Los brbaros de Hamas masacraron a 40 bebs. Israel honrar a cada una de las vctimas de estos atroces ataques terroristas yihadistas», afirman fuentes israeles.

Acompaando a un grupo de periodistas extranjeros en el primer da que el kibutz abra sus puertas tras tres jornadas de sangre, silencio e incertidumbre, el oficial Itai Veruv: «Ves a los bebs, a las madres, a los padres, en sus dormitorios , en salas donde trataron de ponerse a resguardo y cmo los terroristas los asesinaron».

Posteriormente incidi en que «no se trataba de un campo de batalla sino un kibutz. Es una masacre de los terroristas». Segn diversas fuentes, hubo tambin decapitaciones de bebs aunque an no hay confirmacin oficial de semejante salvajada.

Los soldados llevan varios das en una misin doble: «limpiar» la zona de milicianos y encontrar supervivientes y cadveres. En el camino, coches y casas que incendiaron los atacantes para provocar la salida de las que seran sus vctimas. Hay casos de israeles que permanecieron dos das escondidos en el cuarto sellado y blindado esperando la llegada de los soldados mientras escuchaban a los terroristas a poca distancia. 33 miembros del kibutz estaban de vacaciones en Bulgaria por lo que salvaron sus vidas pero perdieron sus hijos, nietos y amigos.

«Hamas ha roto todas las lneas rojas. Es inconcebible lo que ha pasado por lo que el Estado y el Ejrcito debe firmar un nuevo contrato con nosotros. No volveremos a los kibutzim mientras haya terroristas en Gaza», deca Haim Yelin.

Los miembros de Zaka, encargada de encontrar los restos humanos para poder ser enterrados y honrados por sus familiares, encontraron decenas de cuerpos en un kibutz que tardar aos en recuperarse. Su trabajo segua esta noche casa por casa en otras agrupaciones.

El domingo, un da despus de la matanza, un habitante de Kfar Aza enviaba el siguiente mensaje: «An hay terroristas en el kibutz! Disparan a las escaleras, se esconden en los tejados, algunos incluso siguen en casas con rehenes». El Ejrcito y YAMAM (unidad policial de lite encargada de la lucha antiterrorista) tuvieron mucho trabajo este fin de semana en los kibutzim. Varias decenas lo pagaron con sus vidas en choques de varias horas con milicianos que por su parte filmaban sus «conquistas». Segn fuentes oficiales citadas por el Canal 13, «hay unos 1.500 cadveres de terroristas en nuestro territorio que murieron durante sus ataques». Varias decenas fueron detenidos.

«Lo que han hecho es propio de los nazis o de los terroristas de Daesh (ISIS)», afirman algunos testimonios, medios y dirigentes con un lenguaje que refleja no solo la conmocin por los hechos sino la exigencia de una respuesta militar sin precedentes.

«Es Daesh de Gaza. No hay. Nos quitamos los guantes. Eliminaremos a Hamas. Israel no puede permitir que asesinen a sus nios», afirm el ministro de defensa Yoav Gallant admitiendo que la ofensiva «puede tomar meses». El dolor en Kfar Aza durar ms.