La sentencia de Trump por pagar su silencio a ‘Stormy Daniels’ se dictó en septiembre mientras el juez consideraba la inmunidad presidencial.

La caída del Tribunal Supremo de Estados Unidos que golpeó este lunes a Donald Trump supuso una enemistad casi absoluta por su actuación en el ejercicio de sus funciones presidenciales y ha comenzado a tener consecuencias en los casos abiertos por la ley. Este martes, un día después de la caída del Supremo, el juez Juan Merchán, de Nueva York, llegó hasta septiembre el anuncio de un veredicto de culpabilidad por 34 cargos de fraude.

Estaba previsto que Trump fuera sentenciado el 11 de julio en Nueva York tras ser acusado de pagarle a la actriz porno Stormy Daniels 130.000 dólares para que se embarcara en una aventura sexual. Este veredicto, tras la primera condena penal de un expresidente, se produjo días antes de la convención del Partido Republicano, que iba a tener lugar en la ciudad de Milwaukee ese año.

El lunes, el Supremo dijo que la incompetencia de un presidente en ejercicio era «absoluta» cuando ejerció sus derechos, en este caso la libertad de expresión o el valor del Ministerio Público para abrir investigaciones. Según la denuncia del magistrado Juan Robertspresidente de la Corte, «la naturalidad del poder presidencial exige que un ex presidente tenga cierta inmunidad contra la persecución penal por actos oficiales durante su mandato». «Al menos con respecto al ejercicio de sus poderes constitucionales fundamentales, esta inmunidad debe ser absoluta», añadió.

Esto también se aplica a las demandas de Trump, incluidas posibles apelaciones del veredicto de culpabilidad de Nueva York. El presidente anterior fue abordado con 81 cargas sanciones desde que dejó la carga. El caso que ha llegado al Tribunal Supremo es el de las falsas denuncias de fraude e insurrección en 2021. Aún queda el intento de anular el resultado de las elecciones en el estado de Georgia, que ganó Biden, y el del robo de información clasificada. Documentos de la Casa Blanca de licencia en enero de 2021.

En el caso de la insurrección, también se descubrió que Trump había abusado de su poder al utilizar el poder de investigación de la Oficina de Finanzas para ordenar investigaciones sobre acusaciones falsas de fraude electoral. No importa, dijo el Supremo, si las investigaciones solicitadas se basaron en acusaciones falsas o tuvieron un fin ilícito. “El presidente no puede ser perseguido por conductas dentro del ámbito exclusivo de su autoridad constitucional”, dijeron los magistrados.

Todavía hay algún recurso para competir con Trump en este caso, pero mínimo. La opción fiscal es inducida por el expresidente por las repetidas presiones de su vicepresidente, Mike Pence, para revisar el resultado de las elecciones de 2020 en una sesión especial del Capitolio el 6 de enero de 2021. Este trabajo envió una carta al vicepresidente porque durante el ejercicio de la carga también se debe presidir el Senado. La pregunta es qué sucede y cómo vuelve a estar en el centro de atención en el Tribunal de Distrito de Washington, Tanya Chutkan.

La posición fija el fallo en el caso de Nueva York pahora el 18 de septiembre como fecha más temprana. Horas después de que se emitiera la falta, el abogado de Trump le pidió al juez Merchan que anulara el veredicto de culpabilidad de Oath y retirara su sentencia para considerar cómo la falta de la Corte Suprema podría haber afectado el caso. Los abogados defensores argumentaron que los examinadores fiscales de Manhattan habían destacado “un énfasis muy laxo en la evidencia de los registros oficiales del presidente”, incluidas las publicaciones de Trump en las redes sociales y los testimonios de testigos sobre reuniones en la Oficina Oval. Los fiscalistas dijeron antes del fracaso de la ley del martes que creían que esos argumentos tenían mérito, pero que no se oponían a que el fallo se dictara durante dos semanas mientras la ley consideraba el caso.