La sombra de ETA reaparece en el País Vasco, pese a unas elecciones que bastarán para España

Con el fantasma de ETA rebelándose al final de la campaña electoral, casi dos millones de vascones elegirán este domingo al próximo «lehendakari», nombre en euskera con el que ha sido designado presidente regional, que gobernará el País Vasco en los próximos cuatro años.

Nadie duda de que El partido más votado será una fuerza nacionalista.. En las 12 elecciones democráticas autonómicas que se celebran en Euskadi (País Vasco), el Partido Nacionalista Vasco (PNV) fue, hasta ahora, el primero en cantidad de votos, un escenario que este domingo no pudo repetir.

El resultado más innovador de estas elecciones autonómicas podría ser, tras las últimas respuestas, que El partido nacionalista más radical, Euskal Herria Bildu, antiguo brazo político de la organización terrorista ETA, recibió la mayor cantidad de votos.

Bildu es una coalición de fuerzas de izquierda que debutó en las elecciones de 2012.

«Por primera vez, el partido que apoyó y ayudó durante unos años a la organización terrorista ETA, una organización que no existía, puede ganar las elecciones», estima el periodista Vasco Gorka Landaburu en una charla con Clarín.

Preparativos en un centro de votación de Bilbao, en el País Vasco, este sábado, en la previa de las elecciones. Foto: REUTERS

Landaburu es el ex editor de la publicación. Cambio16 y fue víctima de un atentado de ETA. En 2001 recibió una bomba de papel que lo mutiló, lo dejó ciego y perdió parte de la audición.

Durante más de medio siglo, ETA, siglas de Euskadi Ta Askatasuna (Euskadi en libertad), cometió más de tres millones de atentados: 853 asesinatos, 2.000 heridos, 84 secuestros y más de 300 crímenes que nunca han sido esclarecidos.

En 2011, ETA anunció el fin de su flota y años después, en 2018, el final de su trayectoria, su disolución.

“La violencia del terrorismo terminó hace 12 años y estamos en una nueva fase que corresponde a un relevo generacional en el régimen político que siempre ha dominado el PNV, un partido nacionalista moderado de centro, que ha gobernado desde el inicio de la democracia. transición, acompañado por el Partido Socialista del País Vasco”, se encuentra en la mesa política de Vasco Landaburu.

Lo curioso es esto, para este 21 de abril, Las sondas marcan una experiencia técnica. entre el PNV y Bildu o una ligera venganza a favor de los «abertzales», que en euskera sígnica «patriotas» y como si conocieran a los nacionalistas radicales.

A esto le siguen los datos del consultor de 40 dB publicados por la revista El País y la Cadena SER de radio, EH Bildu obtendrá 30 bancas en el Parlamento y el PNV, 28. El socialista Vascos obtuvo 10 escaños, el PP, 6 y Vox logrará mantener la torta que se colocó por primera vez en el Parlamento en las elecciones reales cuatro años. Podemos y Sumar, sin embargo, no lograrían representación parlamentaria.

El jefe de gobierno de España, Pedro Sánchez, en un acto de campaña de su partido en Bilbao, con el candidato Eneko Andueza en el País Vasco.  Foto: AFP  El jefe de gobierno de España, Pedro Sánchez, en un acto de campaña de su partido en Bilbao, con el candidato Eneko Andueza en el País Vasco. Foto: AFP

No siempre sé lo que pasa

Sin embargo, es poco probable que Bildu Logre forme gobierno.

El Parlamento Vasco está integrado por 75 diputados que son los elegidos como jefe del Gobierno regional. Para lograrlo, al partido más votado deberían sumarse 38 parlamentarios españoles y así poder convertir a su candidato de lehendakari a alcalde absoluto.

En las 12 legislaturas anteriores, el PNV logró mantener el gobierno con el apoyo del Partido Socialista Vasco.

Los planes para este mañana esperan que, aunque Bildu tenga más votos que el PNV, no consiga alcanzar la alcaldía absoluta en solitario ni armar una coalición con ninguna otra fuerza, una posibilidad que dependerá de la fuerza de la empresa. entre el PNV y los socialistas.

Otro curiosidad de estas elecciones tubs residen en el Relevo generacional en los partidos nacionalistas.. El histórico líder del PNV Iñigo Urkullu, que ocupa el cargo en el país desde 2012, no aspira a un cuarto mandato. Dicen en Euskadi, en voz baja, que el hubiera querido se presenta pero que el partido ha decidido renegar por un nuevo querido que toma aires de renovación tras muchos años de desgaste en el gobierno.

Por eso el candidato del PNV es Imanol Pradales, un doctor en Ciencias Políticas de 48 años que pasó por la comarca de Vizcaya -una de las tres provincias que integran el País Vasco- y que, en los últimos días de campaña, Sufrió un ataque con gas caliente que lo dejó ciego algunas horas después de un acto.

El voto del joven

“El PNV está desfasado. En las últimas elecciones municipales y generales se constató que ese partido hegemónico que ganó todas las elecciones no lo tiene tan fácil. Este es un factor importante que muchos jóvenes votan por primera vez”, Subraya Landaburu.

Desde las últimas elecciones autonómicas de 2020, el padre electoral vasco suma 75 millones de niños que pueden votar este domingo. Y la mayoría de ellos se inclinan por el nacionalismo más radical de Bildu.

EH Bildu también apostó por un candidato más joven y con menos peso sobre los hombros de Arnaldo Otegi, coordinador general del partido, que ha cumplido varias condenas y una habilitación hasta 2021 por haber sido parte integrante de la antigua ETA.

Para estas elecciones, EH Bildu recurrió a Pello Otxandiano, un médico ingeniero de telecomunicaciones de 40 años que nunca ha ejercido un cargo público a pesar de estar en el dibujo detrás de escena de Sortu, nombre que adoptó de la squierda abertzale Batasuna de Herri cuando se legalizó como fuerza política y que hoy integra Bildu.

Otxandiano mantuvo un perfil bajo en la primera parte de la campaña electoral, algo opaco por la euforia de las celebraciones del triunfo del Athletico de Bilbao que, después de 40 años, volvió a levantar la Copa del Rey.

Las papeletas para las elecciones de este domingo en el País Vasco, en una circunscripción electoral de Bilbao.  Foto: REUTERS Las papeletas para las elecciones de este domingo en el País Vasco, en una circunscripción electoral de Bilbao. Foto: REUTERS

El fantasma de ETA

Otxandiano, sin embargo, vivió su tenso momento cuando en una entrevista le preguntaron si creía que ETA era una banda terrorista y el candidato de Bildu lo admitiría.

“ETA era un grupo armado que podía tener otras consideraciones -dijo Otxandiano-. Afortunadamente, ETA no existe ya y podemos afrontar el futuro de una forma más compartida, además de la memoria. Podemos discutir las consideraciones de qué es terrorismo y qué no lo es. La cuestión principal es diagnosticar cómo superar los conflictos políticos y hemos avanzado mucho. La sociedad de la tina está en otra fase y tiene ese debate superado”, aseguró.

Su negatividad al aceptar el terrorismo de ETA estuvo rampante durante toda la campaña.

«ETA fue un error, un horror y un drama para Euskadi, y fue terrorismo», se quejó Pradales, su rival del PNV.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se metió en el debate: “Yo creo que los que ustedes los llamaban por su nombre y ETA no eran una banda armada”, afirmó.

“Fue una banda terrorista que fue descarrilada por la democracia española. Hace más de diez años ETA no existía y afortunadamente fue derrocada para la democracia gracias a la unidad de todas las fuerzas políticas, del consejo de la sociedad española y del consejo de la sociedad española”, añadió Sánchez.

Al día siguiente, el candidato de Bildu se preguntó: «Si con estas palabras se puede heredar la sensibilidad de las víctimas de ETA, por favor, perdónenme».

“Damos la bienvenida a ETA pero no la condenamos”

«El tema de ETA ha vuelto a surgir porque éste era el brazo político de la organización armada que hoy es un partido democrático y hoy no es la condena de forma firme», opina Landaburu.

“Lo traen de vuelta, pero la orden es que lo condensen. Ahí está la ambiguedad de esta izquierda nacionalista que non ha che los oberes con su pasado ni ha descargado las mochilas che che sobre su pasado”, insiste.

“Hablo con mucha gente de la izquierda abertzale, con ex miembros de ETA que en privado lo pueden reconocer, que realmente tuvieron una época muy nefasta para el País Vasco con el terrorismo -agrega-. Lo dice en privado, pero hoy no puede decirlo en público. Porque tal vez renunciaría a tu pasado. Y sin olvidar que aún hoy hay en los expedientes 150 personas, ex miembros de ETA, que están cumpliendo su castigo».

La postura de Fernando Savater

La falta de reconocimiento del terrorismo ha generado que un grupo de intelectuales vacuos, entre los que figura el filósofo y escritor Fernando Savater, hayan alzado la voz para calificar la actividad del candidato de Bildu.

“El último proceso de negociación con ETA presupone la legalización de su brazo político para que se abandonen las armas y la fuerza política en las instituciones. El hecho de que ahora quieran ser legales no convierte a los demócratas. Si los dirigentes de la autodenominada ‘Izquierda abertzale’ acabaron aceptando la derrota política fue por motivos estratégicos, y no éticos”, denuncia la manipulación.

“Exigimos partidos y representantes políticos que no negocien acuerdos con los herederos de la banda terrorista. Entendemos que no hay nada más reaccionario y antidemocrático que poner un frente donde no hay nadie», pide el texto que firman, entre otros, el cineasta y dramaturgo Jon Viar, el escritor Ángel García Ronda, el pianista Ana García Urcola y la escultora Lucía Vallejo, entre otros intelectuales y artistas.

Independencia, en el segundo piso.

“La independencia se acabó. Las prioridades no son la independencia ni la soberanía del País”, asegura Landaburu y cita un comunicado reciente según el cual, el apoyo de la sociedad actual a la independencia ha disminuido en los últimos dos años de un 30 a un 20 por ciento.

Con la experiencia catalana tan cerca, el País Vasco no quiere seguir los pasos de Cataluña, a pesar de que el actual presidente catalán y candidato de Esquerra en las elecciones catalanas del pasado 12 de mayo, Pere Aragonès, participó juntos en el cierre de campaña de Bildu. con Bildu. uno de los candidatos.

“Hemos luchado contra el terrorismo el tiempo suficiente como para plantear ahora temas de secesión. La sociedad de la bañera es plural pero no está preparada para aventuras de orden político”, asegura Landaburu.