Las águilas pescadoras estadounidenses aterrizan tras un accidente en Japón sin dejar supervivientes

La Fuerza Aérea, la Armada y el Cuerpo de Marines de Estados Unidos dijeron el miércoles que dejarían en tierra sus flotas de Osprey después de que una investigación preliminar encontró que un problema con el avión pudo haber causado un accidente la semana pasada frente a Japón que se cree que mató a los ocho aviadores a bordo. .

En un comunicado, la Fuerza Aérea citó «una posible falla material» en el accidente, aunque dijo que la «causa de la falla» no estaba clara. El servicio dijo que dejó en tierra a sus Ospreys para “brindar tiempo y espacio para una investigación exhaustiva”. El Comando de Sistemas Aéreos Navales de EE. UU., responsable de las versiones del Osprey para el Cuerpo de Marines y la Armada, dijo que hizo lo mismo «por precaución».

El accidente afecta a casi 500 aviones militares: la Fuerza Aérea tiene 54 Ospreys, la Armada tiene 48 y la Infantería de Marina tiene 360.

La semana pasada, el ministro de Defensa de Japón pidió a Estados Unidos que suspendiera los vuelos de Osprey en el país hasta que se considerara que el avión era seguro. Si bien Japón había dejado en tierra su propia flota de 14 Ospreys, Estados Unidos continuó volando el avión en Japón después del accidente del 29 de noviembre.

Los hallazgos preliminares de la investigación de la Fuerza Aérea sobre el mortal accidente han llevado a un nuevo escrutinio de un avión con un historial de seguridad problemático.

Las águilas pescadoras son complejas, con palas de rotor sobre alas extendidas, lo que les permite despegar y aterrizar verticalmente como un helicóptero y también planear como un avión de ala fija. Como resultado, son más versátiles que cualquiera de los dos, pero el diseño único del Osprey ha planteado problemas de seguridad.

El accidente de la semana pasada, en aguas frente a la pequeña isla de Yakushima en el sur de Japón, fue el último de una serie de accidentes fatales para el avión, incluido uno apenas tres meses antes en Australia que mató a tres marines estadounidenses durante un ejercicio de entrenamiento. Más de 60 muertos Se han relacionado con accidentes de Osprey desde que los marines comenzaron a utilizar la nave a principios de la década de 1990.

El año pasado, nueve marines murieron en dos accidentes. Un Osprey se estrelló en junio durante una misión de entrenamiento cerca de Glamis, California, matando a cinco personas. Otro se estrelló en un valle en Beiarn, Noruega, matando a los cuatro a bordo. Estados Unidos suspendió temporalmente su flota Osprey en Japón después de que uno de los barcos se estrellara frente a la isla sureña de Okinawa en 2016.

El Osprey tuvo problemas con “Embrague duro”, donde el embrague patina repentinamente antes de volver a acoplarse.

La inmovilización del avión se produjo tras el anuncio del martes de la Fuerza Aérea de que se creía que el accidente del Osprey de la semana pasada había matado a todos los aviadores a bordo.

«El honorable servicio de estos ocho aviadores a esta gran nación nunca será olvidado», dijo el teniente general Tony Bauernfeind del Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea. dijo en un comunicado.

Se recuperaron los cuerpos de tres aviadores y se localizaron los de otros tres, según la Fuerza Aérea, que dio a conocer los nombres de los ocho. La operación de rescate que comenzó tras el accidente, en la que participaron personal estadounidense y japonés, es ahora una operación de recuperación. Aún no se han encontrado dos cadáveres.

El Osprey se estrelló durante un ejercicio de entrenamiento de rutina, dijo la Fuerza Aérea. El cuerpo de un aviador, el sargento. Jacob M. Galliher, de 24 años, fue encontrado por la Guardia Costera japonesa ese mismo día.

Los otros aviadores que se cree que murieron son el mayor Jeffrey T. Hoernemann, de 32 años; Mayor Eric V. Spendlove, 36; Mayor Luke A. Unrath, 34 años; el capitán Terrell K. Brayman, de 32 años; Tecnología. el sargento Zachary E. Lavoy, de 33 años; el sargento mayor Jake M. Turnage, de 25 años; y el aviador Brian K. Johnson, de 32 años, dijo la Fuerza Aérea. Todos tenían su base en la Base Aérea de Yokota o la Base Aérea de Kadena en Japón.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, envió una carta al presidente Biden el miércoles expresando “sincero agradecimiento a los miembros de las Fuerzas de Estados Unidos en Japón que llevan a cabo misiones día y noche, lejos de sus lugares de origen y sus familias”.

Biden dijo en un declaración El martes dijo que él y la primera dama estaban “desconsolados” por la muerte y llamaron a los miembros del servicio y sus familias la “columna vertebral de nuestra nación”.

“Les debemos todo”, añadió Biden.