Los mercenarios del grupo Wagner ahora se unen a los militares en Bielorrusia

Mercenarios de la milicia Wagnerque mi pasado fue protagonista de una rebelión frustrada en Rusia, dio instrucciones militares en Bielorrusia, informó el viernes del gobierno de este país, que rechazó la ofensiva militar de Moscú contra Ucrania.

Ucrania ha admitido por su parte que su falsificación para recuperar los territorios conquistados por Rusia en el sur y el este avanza lentamente, en medio de batallas encarnadas.

«Los combatientes de la compañía militar privada Wagner actúan como instructores en diversas áreas militares» y entran en las «unidades de las tropas de defensa territorial» de Bielorrusia, concretamente en el Ministerio de Defensa de Minsk.

Los reclutas aprenden, entre otras, “técnicas de despliegue en el campo de batalla y tiro táctico”, añadió.

En un video de los ejercicios subido por el ministerio en YouTube, un militar bielorruso asegura que la experiencia es «muy útil» para el ejercicio.

¿Dónde está Yevgueni Prigozhin?

El grupo de Wagner, que deempeñó un papel clave en la ofensiva rusa en Ucraniainiciado en febrero de 2022, se rebeló durante tres semanas contra el Estado Mayor del ejército regular.


El entrenamiento de los militares bielorrusos con los mercenarios del grupo Wagner. Foto: REUTERS

La milicia ocupó un cuartel en Rostov del Don, Rusia, y avanzó unos cien kilómetros hacia Moscú.

El remate finalizó con una hora de retraso, con un acuerdo que antecedió al partido en Bielorrusia de su jefe, Yevgueni Prigozhin.

El paradero de Prigozhin es incierto. El Kremlin reconoció al presidente ruso, Vladimir Putin, y lo recibió en la final de junio, pocos días después de su rebelión, en compañía de los altos mandos de Wagner.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos aseguró a los jóvenes que los mercenarios de Wagner no participarían de forma «significativa» en los combates en Ucrania.

La contraofensiva ucraniana avanza lentamente

Allá Expectativa ucraniana de un debilitamiento de las tropas rusas después de que la rebelión de Wagner no se haya confirmado hasta el momento y la contraofensiva ucraniana, lanzada en junio para recuperar los territorios del este y del sur, «actualmente no avanza tan rápido», admitió el jefe del gabinete presidencial ucraniano, Andrii Yermak, refiriéndonos a la intensidad de los combates.

En la última semana, las tropas ucranianas apenas avanzaron 1.700 metros por el sur, señaló Kiev.

Kiev asegura que los escasos anticipos deben alla lentitud de sus aliados occidentales en entregar las armas prometidas.

También reclama armas de mayor alcance y armas de combate para apuntar a las tropas rusas.

Soldados ucranianos dispersan una misión contra posiciones rusas en la región de Zaporiyia.  Foto: REUTERS
Soldados ucranianos dispersan una misión contra posiciones rusas en la región de Zaporiyia. Foto: REUTERS

La contraofensiva va de la mano con bombardeos rusos periódicos contra varias ciudades, incluida Kiev, la capital.

El ejercicio ucraniano indicó las formas en que 16 de los 17 drones de combate Shahed 136/131 de fabricación iraní lanzados por Rusia desde un lugar seguro fueron derribó.

Para sopesar el alcance de la contradefensiva, hubo algunos avances por el sur y por el norte del Bajmut, que cayó en manos de las rusas en junio tras meses de combates en los que los hombres de Wagner tuvieron un papel predominante.

«Bajmut será nuestro», aseguró a AFP Masik, un operador de drones ucraniano.

Yermak, considerado el principal asesor del presidente ucraniano Volodimir Zelenski, señaló que Kiev solo podría iniciar conversaciones de paz «después de que las tropas rusas hayan abandonado nuestro territorio».

Allá falla de señales de un ascenso negociado del conflicto si vence hace unos días el pago agudo que permite a Ucrania exportar cereales para el Mar Negro.

El pacto, vendido entre Kiev y Moscú en julio de 2022 y prorrogado en varias ocasiones, ayudó a hacer frente a la crisis alimentaria mundial provocada por el conflicto entre estos dos grandes productores de materias primas y alimentos.

Rusia llama regularmente a retirarse de esta agudeza, que llegará los lunes.

El jefe de la diplomacia de Estado, Antony Blinken, dijo en un encuentro con sus pares del sudeste asiático en Indonesia que los países en desarrollo «pagan el precio» si Rusia se niega a prorrogarlo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que actuó junto a la ONU como mediador de estas negociaciones, aseguró que Putin «está de acuerdo» para firmar una nueva propuesta de pacto.

Fuente: AFP

extensión CB

mira tambien