México tiene una táctica para reducir la inmigración a Estados Unidos: desgaste

“Aquí de nuevo”, dijo Yeneska García con el pico abierto en gesto de incredulidad y la cabeza entre las manos.

Después de salir de Venezuela vestido de negro para escapar de la crisis, el joven de 23 años cruzó el Tapón del Darién, la selva que divide a Colombia y Panamá, y fue perseguido por un cártel mexicano y esperó durante meses conseguir una citación para solicitar asilo en el país. Estados Unidos, que nunca llegó.

Finalmente crucé mi frente en mayo, sólo para tener a las autoridades estables. La expulsó al poco tiempo.

ahora es regresar al sur de mexico después de que las autoridades de inmigración mexicanas la llevaran en automóvil al pueblo de Villahermosa y la dejaron en la calle.


“Preferiría cruzarlo Brecha del Darién 10.000 veces crucé México”, dijo García, enviada a un refugio para inmigrantes, refiriéndose al Tapón del Darién por su nombre en inglés.

El niño se volvió hacia una bolsa de plástico transparente enrollada que contenía su documento de identidad venezolano, un inhalador y una manzana, Los pocos electrodomésticos que les quedaban.

Desgastar a los migrantes hasta que desistan

Impulsado por la creciente presión estadounidense para impedir el paso de millones de personas personas vulnerables que se dirigen al norte, pero sin los fondos para deportarlos, las autoridades mexicanas adoptan una táctica simple pero dura: desgastar a los migrantes hasta que desistan.

Esto significa que los inmigrantes Permanezco en el limbo mientras estoy detenido por autoridades en distintos puntos del país y que duerman en los pueblos de Villahermosa y Tapachula, en el sur de México. Algunos han sido devueltos en seis ocasiones.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el lunes que Esta política protege a los inmigrantes..

Hermanitas venezolanas duermen en el suelo, en el sur de México.  Foto: APHermanitas venezolanas duermen en el suelo, en el sur de México. Foto: AP

“No importa mucho quedarse con los migrantes… en el sur porque El viaje al norte es muy arriesgado.”, respondió López Obrador a una pregunta de Associated Press durante la conferencia de prensa.

Pero los traslados obligaron a los inmigrantes, incluidos mujeres y niños avergonzados, a situaciones aún más precarias. Los analistas aseguran que las condiciones actuales son probables ahora que el presidente Joe Biden ha aprobado nuevas restricciones de asilo.

Las medidas implementadas en México explican la cantidad de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México bajo 40% ya que pasó su pico histórico de diciembre y se mantuvo durante la primavera.

Esto coincidió con Un aumento en el número de migrantes que se reúnen en México sin autorización legal., luego de consultar los datos del Instituto Nacional de Migración. Las autoridades han obtenido un gran crédito por el resultado de la supervisión de sus homólogos mexicanos en los patios de operaciones ferroviarias y los puestos de control de las autopistas.

Una familia de venezolanos abandonados en Suerte, al sur de México.  Foto: AP Una familia de venezolanos abandonados en Suerte, al sur de México. Foto: AP

“México es el muro”, Lo dice Josué Martínez, psicólogo del único albergue para migrantes de Villahermosa, el Oasis de Paz del Espíritu Santo Amparito, quien se estaba preparando para una avalancha de gente en virtud del promedio de Biden, retener los medios de asilo una vez que las autoridades estatales consideren que el sur frente está abandonado.

El pequeño refugio ha tenido problemas desde que el gobierno mexicano comenzó a restringir a los inmigrantes hace dos años. Mi estancia acogió a 528 personas, frente a las 85 Mayo de 2022.

“¿Qué queremos hacer cuando las mejores canciones estén hechas?”, dijo Martínez. “Cada vez que Estados Unidos emite un mensaje para reforzar las medidas de contención en el frente norte, es automático. Sabemos que la gente va a Villahermosa… van a un punto ahí vamos a colapsar”.

Desde Villahermosa, los migrantes emprenden un viaje hacia el norte, llegando a la Ciudad de México.  Foto: APDesde Villahermosa, los migrantes emprenden un viaje hacia el norte, llegando a la Ciudad de México. Foto: AP

Desde Villahermosa, los migrantes caminan o viajan en autobús hacia el norte, rumbo a la Ciudad de México, donde pueden solicitar una citación para solicitar asilo a las autoridades estatales a través de la Oficina de Aduanas y la Solicitud de Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés), CBP One. . Pero la mayoría nunca se acerca lo suficiente a la frontera como para que la aplicación detecte su ubicación.

Los puntos de control podrán navegar por las rutas del sur de México. Soldados armados de Bajan en autobuses de inmigrantes y se detiene en quienes caminan por los caminos y montañas circundantes.

ven a la policia

De los dos testigos inmigrantes entrevistados por la AP, todos dicen que fueron extorsiones por parte de elementos de las fuerzas del orden o funcionarios de migración mexicanos para poder continuar su viaje. Trans desembolsar grandes sumas de dinero en dos o tres ocasiones, las familias se quedaron solas. Luego fueron trasladados en autobús hacia el sur del país, donde la mayoría terminó quedándose en la calle.

Las autoredades mexicanas se refieren a las detenciones temporales como “rescates humanitarios”.

Pero la venezolana Keilly Bolaños asegura que estos operadores son no hay nada humanitario en ti. Ella y sus cuatro hijos se mudaron al sur de México en seis ocasiones. Esta madre soltera de 25 años intenta conseguir asilo para que su hija de 4 años pueda recibirlo tratamiento de leucemiaal cual no tiene acceso en Venezuela.

Estuve detenida unos días en el estado fronterizo de Chihuahua, donde, luego de susoldados el golpe enfrente de sus hijos y luego subirlos a un autobús para un viaje de dos días a Villahermosa.

Los inmigrantes avanzan a pie hacia el norte.  Foto: APLos inmigrantes avanzan a pie hacia el norte. Foto: AP

“¿Cómo puedes correr cuando tienes cuatro hijos? No puedes”, dijo Bolaños.

La familia se paró en cajas de cartón junto a otros inmigrantes a las puertas de la terminal de autobuses de Villahermosa. bolaños todavia Había moretones en los piercings. Sin embargo, planeábamos dirigirnos al norte. para el séptimo día. No hay nada que hacer.

“Si este esfuerzo valdrá la pena cada día”, añadió.

Una forma de tranquilización en Estados Unidos.

Las tácticas de México parecen ser una forma de apaciguamiento en Estados Unidos, que ha presionado a los países latinoamericanos para que lo hagan. ayuda a frenar la migración aunque no se han promulgado reformas en su sistema de inmigración, el hecho de que la mayoría de Estados Unidos coincida sin función. El presidente entrante de Panamá prometió bloquear el paso por el Tapón del Dariénmientras que Biden tranquilizó las críticas al presidente de El Salvador por la reducción de la migración.

Cuando Biden anunció sus nuevas restricciones la semana pasada, dijo que había reducido “drásticamente” el flujo de migrantes en la frontera “debido a lo que había vinculado con el presidente (López) Obrador”. Dijo que también trabajaría en temas fronterizos con la presidenta entrante Claudia Sheinbaum.

Pero Michael Shifter, investigador principal del Diálogo Interamericano, señaló versiones mediocres es solo una solución a corto plazo que no aborda las causas profundas de la migración.

«Él dice que este es un desafío regional que todos enfrentamos, lo cual es seguro», explicó Shifter. “El problema es: si Estados Unidos no puede poner orden en su propia casa, entonces envié un mensaje a otros gobiernos que se preguntaban: ¿Por qué deberíamos trabajar con ellos si Estados Unidos por sí mismo no es capaz de lidiar con el problema? «.

Algunos solicitantes de asilo dicen esto son listas para renunciar a “American Sue”, pero no puedes irte del país porque no tiene acceso a un consulado o si se han quedado sin dinero.

Después de ser recogidos de un autobús, un grupo de migrantes suplicó a las autoridades que lo ayudaron a regresar a Venezuela poco antes de ser enviado de regreso al sur de México.

“Solo queremos realizar envíos a Ciudad de México para regresar a Venezuela”, les dice Fabiana Bellizar, de 30 años, a los agentes después de que la enviaron de regreso desde el norte de México el día anterior. “No queremos estar aquí”.

Los migrantes cruzan el Río Grande.  Foto: AP Los migrantes cruzan el Río Grande. Foto: AP

Comience la misma bandeja al día siguiente.

Otros dicen que intentarán encontrar trabajo y un lugar para dormir en la ciudad antes de continuar.

López Obrador declaró a la luna que a los migrantes se les ofrecieron empleos en el acto, pero los pocos afortunados que encontraron trabajo se encuentran con condiciones precarias. Un migrante paga 25 dólares al día por 12 horas de trabajo bajo el sol en un huerto de mangos. Otra dijo que los empleados intentaron obligarla a prostituirse.

Otros siete se ven obligados a regresar calles más peligrosas, ya atrapadas en brazos de grupos del crimen organizado que intentan secuestrar inmigrantes.

Como había luces intermitentes en el campo, el hondureño Alexander Amador, de 27 años, se escondió detrás de un árbol para esconderse en las sombras en una costa de la carretera entre los estados de Veracruz y Tabasco.

Amatore y sus compañeros de viaje Caminé 10 horas internándome en el bosque. para escapar de las autoridades que intentan mantenerlo en el camino. Estuvimos dos veces en el sur de México mientras viajábamos en autobús, fue la única que les pasó a los hondureños para seguir adelante.

Ma tenían miedo, tanto de las fuerzas de seguridad mexicanas como de los periódicos. Seguridad en los estados de Tabasco y Chiapas, en el sur del país, cayó sobre el piquete en el último año pensar que los cárteles se han disputado el control de las lucrativas rutas migratorias.

“Aquí no puedes confiar en nadie. Todo el mundo es un peregrino”, afirmó Amador mientras se quitaba la ropa y se adentraba en la oscuridad.

La reportera de Associated Press María Verza en Ciudad de México contribuyó con este mensaje.