Murió Jacques Delors, padre del euro y de la modernización de la Unión Europea

político francés Jacques DelorsUno de los grandes impulsos de la Unión Europea (UE) y la creación del euro, les ha fallado a estos miles, a sus 98 años.

La ex presidenta de la Comisión Europea «falleció esta mañana en su domicilio parisino mientras dormía», declaró a la AFP Martine Aubry, sobre su hija.

Delors fue el «arquitecto inagotable de nuestra Europa», afirmó el presidente francés Emmanuel Macron en la Red Social

Ministro de Economía de 1981 a 1984, bajo la presidencia del socialista François Mitterrand, Delors frustró las esperanzas del ciudadano francés cuando se negó a presentarse a las elecciones de 1995, convirtiéndolo en el claro favorito en las encuestas.

Al traspasar el cargo de Ministro de Economía, fue nombrado presidente de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, con sede en Bruselas.

El canciller soviético Eduard Shevardnadze saluda luego al jefe de la Comisión Europea, Jacques Delors, en una imagen de diciembre de 1989. Foto: AP

Su gestión, de 1985 a 1995, estuvo marcada por la caída del Muro de Berlín en 1989.lo que provocó la división que existía en Europa tras la Segunda Guerra Mundial y el inicio de negociaciones para la integración de la UE en los países del antiguo bloque soviético.

Delors impulsó la creación de un mercado único, la firma de los acuerdos Schengen (de libre circulación de personas), el programa de intercambio de estudiantes Erasmus y la reforma de la Política Agrícola Común.

También se utiliza bajo su mandato la unión económica y monetaria que evolucionó hasta la creación del euro, la única moneda compartida por 20 de los 27 miembros actuales de la UE.

Delors nació el 20 de julio de 1925 en París en un ambiente católico. Sucedió en 1948 con Marie Lephaille (fracasada en 2020), con los tres: Martine Aubry, nacida en 1950 y actual alcaldesa de Lille (norte), y Jean-Paul, nacido en 1953, fallecido de leucemia en 1982.

«Señor Europa»

“El grado en que ella personificó a Europa quedó patentado en las etiquetas que le asignaron los medios de comunicación del mundo: ‘Señor Europa’, ‘Zar de Europa’, etc.», escribió la biógrafa Helen Drake en «Jacques Delors – Perspectives «about a European líder».

La actual presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se refirió a Delors como «un visionario que tuvo la mayor fuerza en nuestra Europa» y cuyo trabajo «moldó a generaciones enteras de europeos».

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, volvió a escribir en

El impulso de Delors a favor de un alcalde de la integración europea fue recibido sin embargo resistencia en algunos países miembrosespecialmente en el Reino Unido de la Primera Ministra Margaret Thatcher, del Partido Conservador.

Londres nunca se unió a la moneda común y abandonó el bloque europeo en 2020.

En marzo de 2020, Delors pidió a los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la UE que fueran los más solidarios a la hora de afrontar la pandemia de coronavirus.

Hasta sus últimos días, Pidió reforzar el federalismo europeo y dijo más «audacia» como respuesta al Brexit. y ataques a «populistas de todas las tendencias».

Jacques Delors y la Primera Ministra de Gran Bretaña, Margaret Thatcher, en Londres en noviembre de 1986. Foto: AP  Jacques Delors y la Primera Ministra de Gran Bretaña, Margaret Thatcher, en Londres en noviembre de 1986. Foto: AP

Delors fundó talleres de ideas como el «Club témoin» y «Notre Europe», que más tarde se convirtió en el «Instituto Jacques-Delors».

En Francia, su presentación negativa en las elecciones presidenciales de 1995 sorprendió a todo el país.

«Cumplí 70 años, levanto 50 trabajando sin par y es más razonable, en estas circunstancias, plantar un estilo de vida más equilibrado entre reflexión y acción», afirmaron en aquel momento ante 13 millones de espectadores.

En 2021 descubrí que tenía otros motivos para su paso al costado.

«Estaba demasiado preocupado por la independencia y me sentía diferente de aquellos que se alejaban de mí. Mi forma de conducta política no era la misma», dijo al periódico francés. El punto.

«No paro», pero «no digo que todo esté bien», coincidió.