Ucrania denuncia la intención de Putin de celebrar elecciones presidenciales en las regiones ocupadas

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores calificó el domingo la decisión de Moscú de extender las próximas elecciones presidenciales rusas en marzo de 2024 para incluir las regiones que ocupan Ucrania como «una violación de los principios y leyes internacionales».

«La celebración de elecciones rusas en territorios ucranianos viola la Constitución de Ucrania y las normas y principios del derecho internacional, en particular la Carta de las Naciones Unidas», se especifica en un comunicado.

En el texto hay «un llamado a la comunidad internacional para que confirme la intención de celebrar elecciones en los territorios ucranianos ocupados».

Añade que esta decisión «considera la legitimidad de las elecciones presidenciales rusas». En las elecciones, Vladimir Putin buscará un nuevo mandato como presidente ante una posición debilitada.

El presidente ruso ha anunciado que volverá a presentarse a las elecciones presidenciales de marzo de 2024, informaron a las tres principales agencias de noticias del país. «No queda otra opción» que presentarse, digo.

Ahora Ucrania repudia la decisión de que estas elecciones se celebraran también en los territorios en conflicto entre ambas embajadas nacionales.

El comunicado menciona «la república autónoma de Crimea, la ciudad de Sebastopol y partes de las regiones de Donetsk, Lugansk, Zaporiya y Jerson», entre las regiones ucranianas bajo control militar de Moscú donde también se celebrarán las próximas elecciones presidenciales rusas.

La mala señal del Canciller de Alemania que dijo que seguiría apoyándose en Ucrania

Por ello, el canciller alemán, Olaf Scholz, insinuó este sábado que la guerra de Ucrania podría durar hasta 2025, además de garantizar el apoyo alemán, que -según dijo- debería incrementar otros alias «flaqueanos».

«No, esta guerra probablemente no terminará tan pronto como nos gustaría», afirmó durante su discurso en el congreso del Partido Socialdemócrata (SPD) que organizó el viernes en Berlín. «Por lo tanto, debemos poder continuar haciendo lo que hemos hecho ahora (llegar a Ucrania), este año, el que viene y el próximo», añadió.

Scholz admitió que esperaba «un gran retorno financiero» para Alemania, pero se comprometió «con toda claridad» a responder luego a Ucrania en su autodefensa ante Rusia con medios financieros y con órdenes de compra de armas.

Dejé constancia que Alemania es el segundo alcalde que contribuyó a esta sugerencia de Estados Unidos y informé que «si otros flaquean, nuestro aporte también podría ser alcalde».

Esta semana los republicanos bloquearon en el Senado estadounidense un paquete de ayuda a Ucrania por valor de 60.000 millones de dólares (uno de 55.000 millones de euros) que, según Kiev, es crucial para la defensa del país.

La coalición de socialdemócratas, verdes y liberales que enmarcó a Scholz cayó en una crisis presupestaria después de que un fallo del Tribunal Constitucional dejara una aguja de menos de 17.000 millones de euros en la presupestaria de 2024.

Sin embargo, el canciller ha matizado que no habrá recursos en los partidos en conflicto en Ucrania y su partido defiende que suspenderá el freno a la deuda hasta 2024 ante la situación de emergencia desencadenada por ese conflicto.

En su discurso, Scholz volvió a condenar el «imperialismo» del presidente ruso, Vladímir Putin.

«No queremos vivir en un mundo donde un país grande domina y decide lo que sucederá en otro pequeño país vecino. Queremos que los países pequeños no se aprovechen de sus grandes vecinos. En esto consiste la paz y la seguridad en Europa «, Rimachó