Víspera del Congreso argentino discutiendo la ley ómnibus de Milei en una sesión maratoniana

Más de 30 horas de debate. Esta es la duración estimada de la sesión de votación de la famosa iniciativa del presidente argentino Javier Milei en la Cámara de Representantes del país sudamericano. El objetivo del Gobierno es claro: conseguir su aprobación del proyecto de ley que ha generado polémica hasta el punto de desatar el primer tono general contra el mandato. Después de haber retirado varios artículos considerados inaceptables por la oposición, el funcionario dejó pasar a la votación y esperó que así se finalicen estos milagros y juegos matutinos. La jornada de debate, que comenzó poco después de las 10 de la mañana en el Congreso y promete ser una maratón -si se discute artículo por artículo y también está prevista una pausa para esta noche para dejar libres a los parlamentarios-, ha no ha estado libre de tensiones. Uno de los momentos más ambiciosos ocurrió cuando un empresario fue insultado en el recinto del candidato por la candidata presidencial de Izquierda, Myriam Bregman, y posteriormente fue expulsado del debate. Otros episodios posteriores de la jornada ocurrieron cuando varios imputados pertenecientes tanto a partidos de izquierda como al kirchnerismo pidieron que retrasaran la votación al considerar que la presentación del proyecto fue de manera desordenada, pero el pliego no obtuvo la aprobación necesaria. Informe Estándar No La Justicia argentina declara inconstitucional la reforma laboral impulsada por Milei Guadalupe Piñeiro Michel A menos de dos meses de su llegada a la Casa Rosada, el agente enfrenta una serie de revisiones judiciales. Al final, despertó gran sorpresa la presencia en la votación de Leonardo Sosa, creador de la organización Revolución Federal, quien fue juzgado por su amistad con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros dirigentes. Gente a las puertas del Congreso Las altísimas temperaturas, más de 32 grados en Buenos Aires, y las previsiones de la prensa argentina, que anticipan la aprobación de la ley en la Cámara de Representantes, no tienen todavía obstáculos suficientes para los cientos de Argentinos que son citados a las puertas del Congreso para pedir a sus parlamentarios que frenan el avance de la ley, especialmente por las facultades especiales que otorgaría al presidente –quien podría sacar leyes sin pasar por los legisladores-. Con carteles de ‘La Argentina no se vende’ o ‘Nos faltan el respeto’, organizaciones sociales, movimientos populares, ecologistas y trabajadores de distintos sectores asoman a la Plaza de los dos Congresos con la intención de pasar allí esta noche, en vísperas de la esperanza de conocer los resultados. El mal social se ha incrementado notoriamente en los últimos meses en Argentina y sumado a la crisis económica -que se ha prolongado a lo largo de los años y se ha acentuado- la agonía constante de un estancamiento social. Estos jóvenes están realizando protestas en los supermercados por la demanda de alimentos, algo que, según explica, hizo saber que el 44% de la población vive en la pobreza.